domingo, 30 de agosto de 2009

Domingo.

Te encuentro en el silencio,
a pesar que a veces te busco en las palabras,
no me queda más que morderme los dedos,
y escuchar atento al sonido del teléfono…

me encantaría decir que esto me satisface
o que por lo menos no me pone nervioso,
pero pintar mentiras nunca me ha salido muy bien.

todo esto me alimenta la gana para extender alas y volar entre versos,
preguntarle a los años que han pasado si me han extrañado,
sentir la armonía de mi melancolía,
soñar con el cielo azul, azul, azul…
y quedarme aquí… Esperándote estático.