domingo, 30 de agosto de 2009

Domingo.

Te encuentro en el silencio,
a pesar que a veces te busco en las palabras,
no me queda más que morderme los dedos,
y escuchar atento al sonido del teléfono…

me encantaría decir que esto me satisface
o que por lo menos no me pone nervioso,
pero pintar mentiras nunca me ha salido muy bien.

todo esto me alimenta la gana para extender alas y volar entre versos,
preguntarle a los años que han pasado si me han extrañado,
sentir la armonía de mi melancolía,
soñar con el cielo azul, azul, azul…
y quedarme aquí… Esperándote estático.

2 comentarios:

  1. Si supieras como es que marchan los soldados el domingo, todos preparados para batallar la semana entera. Y por la ventana, me asomo a ver a los reos…detenidos, silentes, libres finalmente. Intentando ser, conversando con soledad, dejando huellas atrás.

    Si supieras como se carcomen mis ansias por verte, pero a veces no puedo. Egoísta de mi…si supieras lo atenta que me la paso de tus pensamientos, lo mucho que divaga mi mente en vos. Si entendieras el paso de los minutos tan lentos conmigo, a veces ni soledad basta ya. Ocurre absurdamente los domingos sin ti.

    Si supieras cuanto necesito de un domingo para volar, para entenderme, intentarlo hacer o detrás de la excusa de independencia esconderme. Me ha llamado tantas veces hoy y le soy mas fiel que a mi propio yo.

    No te lo debo de admitir: pero a veces me encuentro en la cuerda floja, y prefiero un solo trueno a esperar que llegue la calma, pues me atormenta tanto la tormenta. Y supongo que….me ames como imbecil no es así de fácil.

    ResponderEliminar