lunes, 7 de septiembre de 2009

La campana de las 6.

¿Qué es lo que rasga el viento hoy por la tarde?
Nada más que la funeral voz de una campana,
tan lejana como el lamento
de un cadáver sombrío y mal oliente que en su maldito polvo dormirá mañana…

Algunos dicen que a su reloj se le termino el tiempo
y dejo su existencia carcomida,
como una virgen que ante el placer se ve perdida…

Otros hablan que su porvenir estaba vacío,
vacio ya de ensueños y de gloria,
y se entrego al sueño sin memoria…
Sueño que nos lleva a despertar en otro mundo.

Duerme en paz viejo solitario,
espero que no oigas mi llanto,
que a tu tumba no le llegue mi funeraria plegaria,
la más grata, si… más que la oración de ningún hombre,
pura como las lágrimas de un niño.

Y si existe un remoto cielo,
recuerda que se vive mejor en el suelo,
merecido descanso el tuyo,
dejar la amarga vida y darle la despedida
a la fea prenda de un muerto…




En memoria a mi abuelo.

viernes, 4 de septiembre de 2009

Mar de cereza.

Trato de ver como tus ojos lo harían,
He nadado entre tu mar de cereza,
se como llegas al fondo y nunca te es suficiente,
siempre estas tan sedienta…

Luego rompes todo,
te tornas diferente
y de tu espalda nacen alas,
que te hacen volar tan alto.

Te vas lejos por un rato,
pero siempre regresas,
y cuentas cosas nuevas…

A veces estas en llamas,
duermes envuelta en fuego,
luego te despiertas,
y dejas solo las cenizas…




“Y justo ahora resulta que el sabor de la cereza es mejor que el de la nicotina,
No mata, pero envenena...”