miércoles, 30 de diciembre de 2009

Desarticulada

Primero te quito lo esencial…
a eso que le llamas respirar y llorar,
luego te despojo de cualquier sentimiento alegre,
te enseño errores y cosas peores.

Minutos después te corto las palabras,
muere tu don del habla,
solo así tocas el suelo,
llegas al punto 0…
ese es el punto donde te quiero.

En ese preciso momento,
te veo,
te siento,
te amo,
te odio.
Sos real,
te di la vida,
te quite lo demás…

Te cuesta tiempo aceptarlo,
dudas y te sentís frustrada,
en realidad lamento que sea tan largo,
tan doloroso…
Pero te repito que sos real
R E A L.
ya no hay mas…

Y si acaso sobrevivís a mi brutal castigo,
ni las lunas ni las estrellas te ofrezco…
solo me entrego,
soy tuyo,
sos mía,
ya somos dos en uno.
Porque vos y yo… o juntos o ninguno.

martes, 22 de diciembre de 2009

El y yo, el yo, y el niño robacuentos.

Hoy vi al niño correr,
pero no se acordó de mí,
de su ojo caía una lágrima,
y de su boca salía un barco de papel,
lo ofrecido al agua o tal vez al olvido,
eso nunca lo sabré.

Mientras yo…
hecho de paja y sombrero,
aburrido espantapájaros,
crucificado para ahuyentar al robacuentos,
sin hacer nada y haciéndolo todo,
pues el nada existe si no está en la vida,
pues a la vida no le falta nada… nada más que un barco de papel, para ofrecer al mar o tal vez al olvido.

domingo, 6 de diciembre de 2009

La epifanía tras el recuerdo…

De la fosa de los recuerdos te saco,
pues te disfrazaste como epifanía y quise abrazarte,
aun hoy desearía poder hacerlo…
¿Pero qué tonto lo haría?



Te dedico esto a ti mi Diosa, tan inmortal como un te amo.