domingo, 10 de julio de 2011

Los libros de infancia, siempre los tendremos.

Estén escondidos en alguna parte y guardando polvo
o refundidos en alguna caja vieja y medio rota
rodeada de cinta adhesiva.

Pero los tendremos...

Y los veremos así, de vez en cuando
como lo que una vez fueron
y no han dejado de ser

Pues no podría dejar de ser
a pesar de que el tiempo les pase a ellos
y que los años nos pasen a nosotros
y que todo se haga un tanto más difícil de cargar
y que la realidad ahora sea tan alienada a la que era entonces.

Pero los tendremos...

Y se leerán
de atrás hacia adelante y sin orden cronológico
sin importancia alguna al número de página
o a la mancha de humedad que les corroe.

Y las historias
causarán en nosotros este fenómeno de nuevo.

Entonces recordaremos
que una tarde lluviosa
nuestra madre llego después del trabajo
derrotada y con una bolsa plástica entre las manos
y un primer gran libro dentro.

No olvidaré nunca
mis libros de infancia
y a donde me han llevado ahora.


Mi primer gran libro // Richard Scarry.

No hay comentarios:

Publicar un comentario