domingo, 15 de enero de 2012

Cartas de amor para el vuelo 2128 del American Airlines.

No he podido olvidar como sonreír al verte,
a este punto de la vida
la nostalgia ha consumido muchas partes de mi cuerpo

Por ejemplo mis brazos,
que son tan vitales como mis piernas,
se extienden al vacío
y dejan que el aire tome tu lugar
para así abrazarte todo el tiempo.

Vivo en una ciudad de fantasmas tuyos
donde cada cosa, no es más que una cosa
que me recuerda a ti.

Se nos terminó diciembre,
y entendí por fin
que el invierno es temporada para amantes,
que no sirve para más que darle asueto a la conciencia
y dejarla confundir las situaciones
de dos gentes que juegan a perder el control de las cosas

Vamos entonces a hablarnos de lejos,
a no olvidar cómo se pronuncian nuestros nombres,
a saborear la victoria en nuestros labios.

Aceptemos lo que el tiempo nos regala y nos quita.
Seamos injustos con él, como lo es él con nosotros

Demostremos sólo a nosotros mismos
que el amor también nace a largas distancias,
que aun hay voluntad en los hombres y las mujeres

Y seamos así, los últimos de nuestra especie,
los egoístas que se dan sin condiciones,
los únicos que creen en esto que hacemos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario