viernes, 27 de enero de 2012

Tiempo antes de tiempo.

Antes me bastaba con ver a través de una ventana
para encontrar libertad en cualquier parte

Ahora es como si la vida estuviera amarrada a las patas de un zanate
que vuela en secuencias contrarias

Lo que pasa,
es que llegué temprano a casa
y tú no estabas por ningún lugar

Entonces me senté en la sala por primera vez desde que nos mudamos
y esperé atento a que abrieras la puerta

Le tenía tanto miedo al tiempo
y a que no entraras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario